En Colombia, el número de víctimas entre actores armados y agentes del estado, particularmente la cantidad de desplazados y desparecidos en todas las regiones, desde 1958 hasta la fecha, tiene pocos paralelos en la historia del continente americano, y posiblemente, en la historia del mundo en las últimas décadas. El Estado Constitucional, a pesar de ciertos avances, no se ha podido materializar para millones que viven en la periferia. En muchas regiones (y ciudades) gobernó y sigue gobernando la barbarie.

Sin estar formalmente en una dictadura, Colombia ha padecido a lo largo de varias décadas las consecuencias de la imposición de la fuerza armada. No se trata de una dictadura que abusa del poder estatal de manera temporal. Se trata más bien de aquella situación particular de una sociedad, en donde se impone un régimen de violencia aprovechando la ausencia de dicho poder estatal. La violencia se encuentra arraigada, y en muchas ocasiones la percepción de la opinión pública en general no logra diferenciar en los actos cometidos por los actores armados entre legalidad e ilegalidad, mientras los agentes del estado utilizan métodos ilegales al momento de combatirlos. El crimen tiene el potencial de volverse la regla común en ciertas zonas del país, y en algunos casos ha dejado de ser la excepción, especialmente si se trata de un líder social.

Colombia es, en efecto, una sociedad dominada a través de la manipulación y la violencia.

Hannah Arendt, la gran pensadora del S. XX, sabía lo que dicho tipo de fenómenos podían significar para una sociedad, y sobre todo, se cuestionó sobre la responsabilidad de cada ser humano en circunstancias de dominio totalitario. De hecho, en un cuestionamiento radical a la consciencia del pueblo alemán que había tenido que convivir con la barbarie de la dictadura nacionalsocialista, fue ella quien levantó la voz desde su exilio universitario en los Estados Unidos para poner en entredicho el rol de aquellos millones de ciudadanos alemanes que, sin ser fieles seguidores del partido nazi, nunca actuaron, no reaccionaron para evitar que se siguieran cometiendo todo tipo de crímenes, incluido el genocidio contra diversos grupos de población por razones políticas, ideológicas y particularmente por razones raciales contra el pueblo judío.

Es precisamente uno de sus textos, “Que Significa la Responsabilidad Personal bajo una Dictadura”, que servirá de reflexión para el PRIMER CICLO DE CONTROVERSIAS CONSTRUCTIVAS que será organizado por parte de la “Red Colombia Rhein-Main” el próximo 25 de Julio de 2020 a partir de las 3:00 pm en la sede del “AMKA” en Frankfurt am Main.

El evento será transmitido en línea por nuestro canal en Youtube. Suscríbete 

 

About Author - Giorgio Vargas

Keine Kommentare

Sorry comments are closed for this Post.